martes, 28 de abril de 2009

LOS REPRESORES DE CAMPO DE MAYO


Compromete a los ex generales Santiago Omar Riveros y Fernando Verplaetsen y cuatro acusados más, que comenzaron a ser juzgados en los tribunales de San Martín, acusados por el crimen de el “Negrito” Floreal Avellaneda, secuestrado en 1976 junto a su madre y cuyo cadáver fue encontrado en las aguas del Río de la Plata.
Florea ‘Negrito’ Avellaneda, y su madre, Iris Pereyra, fueron secuestrados el 14 de abril de 1976 en su casa de Vicente López.
Iris fue puesta a disposición del P.E.N. (Poder Ejecutivo Nacional). El cuerpo de Floreal fue encontrado en las costas del Uruguay, pocos meses después, con evidentes signos de tortura y empalamiento, víctima de los conocidos "vuelos de la muerte" mediante los cuales los presos políticos eran tirados al río desde aviones de las Fuerzas Armadas.
El juicio por delitos de lesa humanidad en el norte del Gran Buenos Aires, forma parte de la mega causa por crímenes ocurridos en Campo de Mayo durante la dictadura militar. Es la primera vez en que un partido político, como el Comunista, es querellante en un juicio por el terrorismo de Estado, dado que la víctima pertenecía a esa organización.
Esto ocurre en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de San Martín, integrado por los jueces Lucila Larrandart, Marta Milloc y Héctor Sagretti, de la sala de audiencias de la Cámara de Apelaciones.

En el banquillo deberá sentarse el ex general de división Riveros, quien se desempeñó como comandante de Institutos Militares y condujo la jefatura militar de la zona 4 en Campo de Mayo entre 1975 y 1978.
Durante el juicio a las juntas militares, Riveros fue condenado por su actuación en la represión y en 1989 el ex presidente Carlos Menem lo indultó y quedó en libertad. Más tarde fue imputado por el robo de bebés de desaparecidos, un delito imprescriptible.
También será juzgado el ex general Fernando Ezequiel Verplaetsen, Jefe de Inteligencia del Comando de Institutos Militares en Campo de Mayo en el golpe del 24 de marzo de 1976 y jefe de la Policía Bonaerense.
Además se le suman cuatro acusados: Osvaldo García, a cargo de la Escuela de Infantería de Campo de Mayo, César A. Fragni y Raúl H. Harsich, quienes se desempeñaban en esa escuela, y Alberto Aneto, oficial de la policía que cumplía funciones en una comisaría de Villa Martelli. Ellos están acusados de privación ilegitima de la libertad doblemente agravada por abuso de función pública y tiempo del secuestro, torturas y homicidio. Riveros está acusado de la privación ilegal de la libertad de Iris Etelvina Pereyra de Avellaneda y de su hijo Floreal, la imposición de tormentos a ambos y el homicidio del “Negrito”, quien apareció en las costas de Uruguay el 14 de mayo de 1976.
Su mamá, Iris, fue puesta a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y permaneció en esa condición hasta junio de 1978.
Hoy a poco de cumplir sus 70 años, se presenta como víctima y querellante en esta causa.
Como querellantes además del Partido Comunista, se presentan la Secretaría de Derechos Humanos y Liga Argentina por los Derechos del Hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario