viernes, 15 de mayo de 2009

AUDIENCIA TESTIMONIAL DEL JUICO POR EL CRIMEN DEL “NEGRITO” AVELLANEDA

En la audiencia testimonial de ayer debían declarar cinco testigos, vecinos de los Avellaneda. De ellos, tres están fallecidos, una presentó certificado médico para justificar su ausencia, y sólo uno estuvo en condiciones de hacerse presente ante el Tribunal.

DECLARACIÓN DE FRANCISCO ILLUZI
El Sr. Illuzi, interrogado por la Fiscalía y las Querellas, dijo conocer a la familia Avellaneda desde el año 1947, que eran “excelentes vecinos” y que su domicilio está en la misma manzana.
Describió la irrupción de personas a su casa en la madrugada del 15/04/76: golpearon y tocaron timbre diciendo que eran policías, aunque no dijeron a qué dependencia policial pertenecían ni se identificaron. Eran seis o siete hombres de civil, armados, y revisaron toda la casa, en la que se hallaba toda la familia. No recuerda si le dijeron que “buscaban o se les habían escapado terroristas”. Según el testigo, ninguno de ellos era de la Comisaría de Munro.
Dijo además que fueron varios los domicilios requisados, y que se enteró al día siguiente de que se habían llevado a Iris y a Floreal E. Avellaneda.
Interrogado por la defensa, dijo no poder describir a ninguna de las personas que ingresaron a su domicilio.
Se incorporaron por lectura los testimonios de Pedro López, del Sr. Niemal y de Yago Barrera, testigos fallecidos.

AMPLIACIÓN DE DECLARACIÓN DE IRIS PEREYRA DE AVELLANEDA
A pedido de la Fiscalía, fue llamada nuevamente al estrado, para examinar unos documentos de la causa. Se trataba de las fotocopias en las que figuran las firmas de Harsich, Fragni, Ontiveros, ya fallecido, y otros más.
La defensora Berasain le hizo varias preguntas que ya habían sido contestadas por la testigo en la audiencia anterior; el rechazo cerrado de la Fiscalía y las Querellas a la re victimización de la testigo, hizo que el Tribunal hiciera lugar a la protesta, no sin antes ordenar un cuarto intermedio para revisar las actas y resolver su posición.
Fueron varias las discusiones entre la Fiscalía y las Querellas, el Tribunal y la defensa, acerca de la impertinencia o pertinencia de algunas preguntas, y varios los cuartos intermedios para resolver posiciones.
Al reiterar preguntas impertinentes, la defensora Berasain acotó que en la audiencia del lunes 11/05/09 “fui insultada desde el fondo de la sala y no escuché la respuesta. No quise acosar a la testigo.” No hubo más preguntas, e Iris bajó del estrado.
Se incorporó por lectura el testimonio de Alba López, prima hermana de Floreal (hijo), por razones de salud.
Luego de un cuarto intermedio, la defensa oficial quiso hacer un planteo acerca de un pedido de informe médico de Fernando Verplaetsen. Solicitó se hiciera un nuevo informe psiquiátrico y psicológico, de profesionales de su confianza, ya que les resulta poco claro e insuficiente el anterior. Alegaron que su estado empeoró con el encierro (desde abril) y por la renuncia de su defensa anterior, tres días antes de iniciarse el juicio.
La Fiscalía y las Querellas no se opusieron, siempre que este nuevo informe se realice con participación del profesional responsable del anterior, y que no implique la supresión de la audiencia.
Por su parte, los Querellantes aceptaron siempre que se incluyan peritos de parte; la defensa oficial no se opuso a ninguna de los dos pedidos.

TESTIMONIO DE BEATRIZ AGUIRRE
Como prueba de que no se pueden juzgar crímenes de lesa humanidad con el mismo código de procedimiento con el que se juzga un delito común, una testigo de más de ochenta años en precario estado de salud, la Sra. Beatriz Aguirre, fue llevada al estrado por la fuerza pública, por un hecho ocurrido hace treinta y tres años..
Comenzó su testimonio deciendo: “…tomo muchos medicamentos, no estoy en condiciones.” A pesar de todo, la testigo pudo responder a la mayoría de las preguntas formuladas por la Fiscalía y las Querellas, formuladas con cuidado y claridad.
Recordó que en la madrugada del 15/04/76, irrumpieron en su domicilio “unos cuatro hombres” armados diciendo que eran policías, que no le dijeron por qué entraron y revisaron la casa, que vive a la vuelta de la casa que habitaba entonces Floreal Avellaneda. No recordó cómo estaban vestidos pero sí que había varios automóviles y gente en la calle.
Dijo saber que se habían “llevado al chico y a la mamá, no sé donde”. Que había visto luego a Iris, y que se enteró de que Floreal (hijo) estaba desaparecido.
Cuando la defensora Berasain le preguntó si esos hombres le habían dicho de qué comisaría eran, dijo no recordar.
La Sra. Aguirre, llevada por la fuerza pública, terminó su declaración con estas palabras: “Pido disculpas, perdí a mi esposo hace muy poco, estoy muy mal”.
El pedido de disculpas habría que habérselo hecho a ella.
En la próxima audiencia del viernes 15/05/09, comenzarán las declaraciones de testigos ofrecidos por la defensa de los imputados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario