martes, 18 de agosto de 2009

MÁS DE 400 ORGANIZACIONES SOCIALES Y POLÍTICAS PARTICIPARON DE LA CONSTITUYENTE SOCIAL EN RIO TERCERO, CÓRDOBA




Jóvenes de Gral. San Martín compartieron con sus pares de todo el país. Más allá de los debates y diferencias, se vivió una grata experiencia unificadora entre jóvenes de distintas clases sociales y políticas en un marco de confraternidad.
Jóvenes de entre 15 y 30 años debatieron entre sí dispuestos a trazar todo un programa social y político. El centro de debate en general, que recorrió habitaciones, pasillos y lugares de reunión de los presentes, fue el de los nuevos líderes latinoamericanos.
Allí se escuchaba hablar sobre Evo Morales, Hugo Chávez, Lula, Correa y Lugo. También fue tema de horas de charla los golpes de Estado y el golpe contra el gobierno de Honduras. Este ultimo resulta muy especial para los jóvenes, porque para esta generación se trata de una de las pocas veces que viven uno en tiempo presente.
“Para cambiar las cosas, yo creo que lo primero que hay que hacer es saber cuál es el enemigo. Y no se puede mirar el proyecto de país sin mirar el continente: para nosotros, como generación, éste es el primer golpe de Estado que estamos viviendo, ¡hay un golpe de Estado! Y la juventud no lo está viviendo…palabras de un joven que en el frio de la mañana alzo su voz expresándose y dando comienzo a uno de los debates.
En uno de los salones más fríos de un hotel, en una comisión se abrió uno de los debates
más acalorados. De un lado, Quebracho y del otro el Proyecto del Parlamento Juvenil de San Martín, un grupo de estudiantes secundarios de unos dieciocho años que vienen de las escuelas de este distrito bonaerense, que el año pasado empezó a elegir concejales juveniles entre los secundarios para integrar el parlamento de San Martín. Los primeros proponen la acción directa, aun en el marco de la Constituyente, a donde llegaron porque creen en la construcción de un gobierno popular pero bancado desde la calle. Del otro lado, en cambio, los de San Martín prefieren las sillas parlamentarias. “Es que nosotros decimos: no a la violencia”, decía Marcos Mera. “El cambio se hace presentado un proyecto que sea avalado y entonces el poder te va a escuchar y no hace falta ir y tomarlo a la fuerza.” (Fuente: Pagina12).

No hay comentarios:

Publicar un comentario