martes, 9 de febrero de 2016

UN ACCIDENTE FATAL SIN SENTIDO


Era aproximadamente las 10 de la mañana de ayer lunes de carnaval, cuando la abuela Beatriz Zampella de 81 años, cariñosamente Bety, una vecina muy amada en el barrio, la cual acompañada por su nieto, salía de la verdulería que se encuentra en la calle Chivilcoy a pasitos de Pueyrredón en la localidad de Villa Ballester, lugar donde habitualmente realiza sus compras. Hasta allí iba todo bien cuando de pronto un patrullero a altísima velocidad, sin sirena y de contramano, la embistió causándole la repentina muerte.
El episodio en cuestión causó zozobra entre el vecindario que no lo podía creer. debido a la negligencia del caso. Además la noticia fue desparramada por la mayoría de los medios televisivos, radiales, escritos y digitales que se acercaron hasta el lugar para informar a la población, dando detalles de todo lo acontecido.
Todo sucedió en la esquina de la verdulería (Pueyrredón y Mendoza de un lado y Chivilcoy del otro)  de la localidad mencionada, cuando una camioneta del Comando de Prevención Comunitaria de San Martín embistió a un camión que transitaba por Pueyrredón hacia la barrera. Producto de la coalición, el rodado policial a cargo del teniente primero Andrés  Cedrón y del Oficial Walter Lazo Quispe, atropelló a la anciana, provocándole la muerte instantánea, como así también a una niña de 10 años.
Por esa razón, los dos policías fueron indagados por la fiscal de la causa, Dra. Ana De Leo, la cual fue caratulada como "homicidio con dolo eventual" en perjuicio de Beatriz Zampella.  Cabe destacar que ambos efectivos fueron desafectados de la fuerza provincial. Voceros señalaron que oficial Quispe hace seis meses había comenzado desempeñar sus tareas.
En ese contexto y quebrado ante la adversidad (y no era para menos) el nieto de nombre Sebastián Muzzillo que vio morir a la abuela de una manera horrible, nos decía entre sollozos: “me la sacaron enfrente mío, ella era lo más importante que tenía en mi vida, no sé qué voy a hacer ahora”.
Mientras que uno de los hijos de la señora fallecida, Norberto Iglesias  se quejó porque las pericias del caso estaban a cargo de la misma Policía Bonaerense y hacía hincapié que debería ser Gendarmería la encargada de tal situación.
Más tarde el intendente Katopodis emitió un comunicado que rezaba el siguiente texto: “es un hecho muy grave y doloroso la muerte de una ciudadana de San Martín producida por un patrullero de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Exigimos una investigación seria y conocer a los responsables, queremos que la fuerza policial de la Provincia sea apartada de todo el procedimiento, para garantizar Justicia y el esclarecimiento del hecho".

No hay comentarios:

Publicar un comentario